domingo, 18 de agosto de 2013

BROWNIE CLASICO (THERMOMIX)

Tenía muchas ganas de hacer un buen Brownie de chocolate en mi Thermomix y me puse a buscar en diferentes páginas web. La receta que me convenció fue una del blog "Velocidad Cuchara". Si no la conocéis, os la recomiendo porque tiene recetas estupendas para Thermomix. Es mi gran fuente de inspiración :)
 
Me puse a investigar cual era el origen de este postre pero no he podido recabar mucha información. Sólo se hace referencia de que fue un cocinero que se le olvidó echar levadura a la masa y el resultado fue un bizcocho compacto con el interior muy jugoso.

El Brownie ("marroncito" de forma literal) se suele presentar con helado de vainilla y chocolate caliente aunque aquí juega un papel muy importante tu imaginación, así que ya sabes, el cielo es el límite...

Esta receta es muy fácil, con pocos ingredientes y el resultado es ¡Espectacular!







Ingredientes para 8 personas
  • 100 g de nueces
  • 150 g de chocolate fondant
  • 100 g de mantequilla a temperatura ambiente
  • 150 g de azúcar
  • 2 huevos
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla
  • 70 g de harina de repostería
  • 1 cucharadita de levadura en polvo
  • 1 pizca de sal

Elaboración
  • Precalienta el horno a 180º. Modo arriba y abajo
  • Incorpora en el vaso las nueces y programa 5 segundos, velocidad 4. Reserva
  • Sin limpiar el vaso, añade el chocolate en trozo y programa 10 segundos, velocidad progresiva 5-10. Reserva
  • Coloca el accesorio mariposa y agrega la mantequilla, el azúcar, los huevos y la esencia de vainilla. Programa 5 minutos, 37º, velocidad 3
  • Añade la harina y la levadura tamizada, el chocolate y la sal. Programa 5 segundos, velocidad 4
  • Retira la mariposa e incorpora las nueces. Remueve con la ayuda de la espátula





  • Como aún no me he comprado el molde especial para Brownie (es un molde cuadrado) he usado uno rectangular al que le he untado mantequilla para que después sea fácil de desmoldar. Pon la mezcla en el molde y hornea durante 25 minutos o hasta que esté hecho




  • Desmolda y deja enfriar en una rejilla para que el vapor no haga que se reblandezca




  • Y sólo queda servir sólo, con helado de vainilla, en definitiva, como más te guste y ¡A disfrutar!






La felicidad está en los pequeños detalles...