martes, 18 de septiembre de 2012

BÁSICOS: AZÚCAR GLAS Y AZUCAR GLAS AROMATIZADA

¡Hola a todos! Os presento básicos de la cocina que hacemos en menos de un minuto y con los que nos ahorramos tiempo y dinero




AZÚCAR GLAS

Ingredientes:
  • 350 g de azúcar (no se puede hacer más de 350 g de azúcar al mismo tiempo en la Thermomix)
Elaboración:
  1. Vierte el azúcar en el vaso limpio y seco. Programa 1 minuto, velocidad progresiva 5-10


AZÚCAR GLAS VAINILLADO

Ingredientes:
  • 350 g de azúcar
  • 1 vaina de vainilla deshidratada
 Elaboración
  1. Vierte el azúcar y la vainilla en el vaso y programa 1 minuto, velocidad progresiva 5-10. Reserva en un recipiente hermético y añade a bizcochos y postres

AZÚCAR GLAS AROMATIZADO CON CÍTRICOS

Ingredientes:
  • 350 g de azúcar
  • La piel deshidratada de 1 cítrico (naranja, limón o mandarina)
 Elaboración
  1. Deshidrata la piel del cítrico: hornea a 120º la parte coloreada de la piel del cítrico, hasta que esté completamente seca pero sin que pierda el color. Déjala enfriar.
  2. Vierte el azúcar y la piel del cítrico en el vaso y programa 1 minuto, velocidad progresiva 5-10. Reserva en un recipiente hermético y añade a bizcochos y postres


AZÚCAR GLAS AROMATIZADA CON ESPECIAS

Ingredientes:
  • 350 g de azúcar
  • 1 rama de canela o 1 cucharada de especia seca (clavo, anís, nuez moscada,...)
 Elaboración
  1. Vierte el azúcar y la canela o especia seca en el vaso y programa 1 minuto, velocidad progresiva 5-10. Reserva en un recipiente hermético y añade a bizcochos y postres

AZÚCAR GLAS DE CARAMELO

Ingredientes:
  • 250 g de azúcar
  • 1 cucharadita de agua o de zumo de limón
 Elaboración
  1. Haz el caramelo poniendo el azúcar y el agua en una sartén de fondo grueso y caliente hasta que se funda y adquiera un color dorado. Viértelo en la bandeja del horno forrada con papel de hornear. Déjalo enfriar
  2. Cuando haya solidificado, pártelo en trozos y ponlo en el vaso, que deberá estar bien seco. Pulverízalo programando 30 segundos, velocidad progresiva 5-10.
  3. Sin manipularlo con las manos, distríbuyelo en bolsas de plástico bien cerradas o en recipientes herméticos, para que no se endurezca